alert-erroralert-infoalert-successalert-warningbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-left-longarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
Training / mayo 2020
Danielle Rines, Reebok Editorial

Para Samantha Ortiz el fitness virtual es una experiencia personal

Las circunstancias han hecho que Samantha Ortiza haya pasado de ser la propietaria de un pequeño estudio boutique a una gurú del fitness online, utilizando las redes sociales para mantener a su comunidad conectada y más fuerte que nunca.

Teniendo en cuenta el estado actual del mundo, las redes sociales se han convertido en el centro de nuestra actividad social. Sobre todo para la industria del fitness, que ha sufrido un fuerte impacto debido a la consigna del "quédate en casa" y para la que los medios sociales se han convertido en una alternativa para seguir haciendo clases y entrenamientos. Por desgracia, las plataformas sociales no pueden reemplazar el sentido de comunidad y de pertenencia a la "tribu" que uno experimenta en las clases presenciales. ¿O sí? Preguntémosle a Samantha Ortiz.
 
Ortiz es entrenadora y propietaria de Triple Threat Bootcamp, y durante estos meses se ha convertido en la creadora de toda una comunidad de fitness virtual. Su presencia en las redes sociales se ha multiplicado durante todo el confinamiento. A través de su cuenta de Instagram (@so_manti) e Instagram Live donde publica sus entrenamientos, Ortiz utiliza las redes sociales para intentar que los miembros de la comunidad que ha creado se sientan respaldados y como si nunca hubiesen salido del gimnasio. “Doy el 100%. Literalmente, lo doy todo en cada entrenamiento, y creo que eso es lo que me diferencia de otros,” dice. “Siempre trato de relacionarme con mis clientes y con el grupo, e intento transmitir toda mi energía y positividad durante toda la clase. Cuando me conecto online siento que estoy transmitiendo las mismas sensaciones y energía como si estuviese en el gimnasio, y es una sensación fantástica.”
 
Sam_5
 
Cuando entras en su perfil de Instagram, lo primero que te llama la atención es lo vibrante y alegre que es. Como recién llegado, probablemente quedarás cautivado por su habilidad para abrazarse a sí misma y promover la positividad en su vida. Por no mencionar que ella se encuentra en el nivel 10 de la escala de "molar". Sin dejarse ni un solo mensaje o mención por leer, Ortiz ha convertido la transición del estudio a las redes sociales en algo personal por y para sus clientes, probablemente yendo un paso más allá que el resto. 
 
Ella nos cuenta que si bien algunas cosas pueden requerir un poco más de esfuerzo, en el fondo es su trabajo y quiere conocer a las personas que hacen sus clases. “Antes de empezar siempre les pido que indiquen su nombre en los comentarios, porque así puedo dirigirme directamente a ellos durante la clase y darles un trato más personal, algo que les encanta”, explica. “También hago "repost" a todos los que publican un selfie después del entrenamiento. Son pequeñas cosas que les hacen sentir que estás por ellos y que te importan. No se trata simplemente de hacer la clase y ya está.”
 
Si bien Ortiz usa las redes sociales para elevar a su propia comunidad, también las utiliza para dar visibilidad a otros entrenadores y ayudarles a tener éxito. Cuando no está haciendo entrenamientos colaborativos a pantalla partida en Instagram Live o #DontRush Challenge con otros entrenadores, Ortiz se dedica a enseñar a otros a entrenar online. Mientras la industria del fitness sigue en marcha durante este tiempo de incertidumbre y cambio, Ortiz cree son los pequeños gestos los que realmente pueden marcar la diferencia en estos momentos. “Es muy bonito. Me encanta poder ayudar a cualquier persona que esté en esta industria mostrándoles aquello que no hice bien y que puede serles de utilidad. Ayudar a la gente a publicar sus entrenamientos en Instagram Live, enseñarles a motivar a la gente para que siga asistiendo a los entrenamientos virtuales, en definitiva, las pequeñas cosas. Estoy muy contenta de poder ayudar a otros entrenadores.” 
 
Sam_3
 
Más allá del mundo de los entrenadores, Ortiz también intenta ser un ejemplo inspirador para las mujeres, en particular para las mujeres latinas que quieren dedicarse a la industria del fitness. Ella nos cuenta que al abrir Threat Bootcamp en 2015 junto con su madre y su hermana, hizo una declaración sobre lo que ocurre cuando persigues tu propio sueño. “Siento que al haber nacido y crecido en Brooklyn, Nueva York, y ser latina, ser mujer... No es habitual que una familia tenga su propio estudio, especialmente siendo mujeres", dice. “Quería romper ese techo de cristal creando mi propio estudio, que no solo hemos levantado mi madre, mi hermana y yo, sino tres mujeres latinas en la industria del fitness que han roto las barreras y demostrado que no importa de dónde vienes, que puedes lograr cualquier cosa.” 
 
Ortiz explica que todo empezó con unos orígenes bien humildes y un fuerte deseo de querer ayudar a los demás. “Empecé de la nada, en la salita de estar de casa de mis padres, entrenando a mi hermana y su mejor amiga, y luego vinieron el boca oreja y las redes sociales”, explica. “Empecé haciendo entrenamientos boot camp y lo cierto es que disfrutaba mucho aquella atmósfera donde podía ayudar a la gente a lograr sus objetivos. Entonces me propuse seguir haciendo aquello pero a diario, y así es como nació Triple Threat Bootcamp.”
 
Montar este negocio fue realmente una cuestión familiar. Desgraciadamente, el padre de Ortiz, que fue uno de sus principales pilares en su proyecto de abrir un estudio, falleció unos meses antes de la inauguración. Pero ella cuenta que a pesar de todo pudo formar parte de esta aventura. El logotipo de Triple Threat Bootcamp es un barco en honor a la pasión de su padre por la construcción y el trabajo artesanal.
 
Mientras el negocio sigue cerrado debido a la cuarentena y las medidas de precaución, Ortiz valora la posibilidad de mudar su negocio a una plataforma online como un próximo paso emocionante en la evolución de su carrera profesional. Ella explica que está creando su propio programa online para poder proporcionar más herramientas a su comunidad. “De modo que, si no pueden hacer las clases en streaming, las tendrán disponibles online más tarde en una galería con diferentes entrenamientos, sesiones de estiramientos, calentamientos, enfriamientos y guías nutricionales”, cuenta. “El fitness es un negocio integral. No se trata tan solo de la parte física, sino que también hay la parte mental y la nutrición. Quiero proporcionar a la gente toda la información posible para que consigan los mejores resultados.”
 
Aunque parezca que Ortiz se centra únicamente en ayudar a los demás, en ningún momento se ha olvidado de sí misma en el trasiego de su ajetreado día a día. En enero, escribió en su cuenta de Instagram que su lema para 2020 sería que ella sería su principal prioridad. Aunque lo ignoraba por completo, el mundo estaba a punto de dar un giro inesperado y su lema iba a adquirir un significado completamente nuevo. 
 
Sam_4
 
Ortiz cree que, ahora más que nunca, se trata de aprovechar el tiempo que tienes sin olvidarte de darte permiso para hacer una pausa de vez en cuando. “Tal vez solo quieras sentarte en el sofá y darte un atracón de series, y no pasa nada, está bien así”, dice. “Y quizá al día siguiente decidas abordar alguna de tus tareas. No me gusta que la gente crea que está sometida a algún tipo de régimen severo. Disfruta del tiempo libre y diviértete, respira hondo y disfruta del proceso porque es posible que nunca más volvamos a vivir una experiencia así.
 
Mientras haces una pausa y respiras hondo, intenta también divertirte un poco. Especialmente por lo que respecta al fitness y la nutrición, Ortiz recomienda no ponerte límites: se trata de que encuentres aquello que va más contigo. “Te puedes dedicar algún día para ti. Esos días en que te das un homenaje en forma de pizza y chocolate, por ejemplo”, dice. “No soy perfecta. Pero al día siguiente es mejor creer que voy a volver a mis batidos y a mis entrenamientos”.
 
Para superar todos esos altibajos en estos tiempos tan locos, Ortiz no está sola. Cuenta con el soporte de su marido. “Mi marido sigue mis Instagram Live pero desde nuestro dormitorio”, dice. “No los hace conmigo, pero los hace en otra habitación y siempre interactúa y deja un montón de comentarios. Es el compañero de entrenamiento perfecto.”
 
Ortiz está constantemente buscando la mejor manera de utilizar las redes sociales en este mundo tan cambiante. Pero al mismo tiempo, asegura que siempre intentará ser lo más real y auténtica posible en todas sus interacciones. “Intento mostrar algo que no es normal en la industria del fitness”, explica. “Se me ve algún michelín cuando me siento, tengo celulitis y puedo ser una bestia en el gimnasio. No tengo límites, y siento que siempre puedo hablar con esta franqueza a los demás. No tienes que mirar de ninguna manera en particular. Todo el mundo es diferente, y creo que ese es nuestro principal superpoder. Quiero que te aferres a esa idea tanto como sea posible.”
 
Sam_2
 
Si bien las personas siguen navegando en la "nueva normalidad" en lo que respecta al fitness, Ortiz dice que su misión es ayudarlas a convertirlo en un estilo de vida y apoyar a la comunidad en todo lo que pueda. “No es un sprint sino un maratón. Se trata de un estilo de vida que me gustaría que abrazaran”, explica. “Durante la pandemia y después de la pandemia me gustaría que adoptaran el fitness como un estilo de vida. Del mismo modo que comes y respiras cada día. Quiero que lo incorporen como parte de sus vidas y lo disfruten. Porque el fitness no tiene por qué ser aburrido. Cuando lo pruebas y llegas hasta el final, entonces te sientes invencible. Y eso es lo que quiero que sientan en este preciso momento.
Training / mayo 2020
Danielle Rines, Reebok Editorial
Etiquetas