alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
Studio / julio 2017
Danielle Rines, Global Newsroom

En qué piensa Nina Dobrev durante un entrenamiento Les Mills GRIT

Terminar una sesión de entrenamiento con la sensación de haberlo dado todo es algo de lo que estar orgullosa. Como lo estamos de la más reciente incorporación a la Tribu Reebok Les Mills, la actriz Nina Dobrev.

Y es que, esos brazos y abdominales perfectamente definidos no han salido de la nada, sino que ha trabajado duro para tenerlos. 

Como nueva embajadora de Reebok y Les Mills, Nina conoce muy bien todas y cada una de las emociones que se pueden llegar a vivir en una sesión de entrenamiento tan dura como una clase de Les Mills GRIT. Puro HIIT.

"La sensación tras superar una clase de GRIT es muy diferente a la de otras clases porque es muy mental", asegura. 

"Tienes que ir más allá de lo que consideras que son tus límites, ir a por lo que te propongas. Por eso, la sensación de superación es mayor, más potente; porque hay un aspecto de superación mental, por no hablar de la parte física".

Junto a Reebok y Les Mills, Nina quiere motivar a todas las mujeres del mundo a canalizar su pasión, energía y seguridad en sí mismas a través del fitness.   

Para ello, Nina nos desvela todo lo que pasa por su cabeza cuando se enfrenta a una dura clase de Les Mills GRIT, porque quiere demostrarnos que a todas nos vienen los mismos pensamientos. 

"Ir a las clases te hace tomar consciencia del compromiso que tienes contigo misma", dice Nina. "A veces, ver a otras personas a tu alrededor realizar los movimientos (no solo a tu entrenador o instructor personal), te puede ayudar a confiar en que tú también puedes hacerlos. Hay como un apoyo moral que flota en la atmósfera durante todo el entrenamiento que te ayuda a llegar hasta el final".  

 

En una clase dirigida no hay que aparentar nada, solo cumplir con tu responsabilidad. 

No se trata de pasar desapercibido o de destacar. Los descansos para beber agua son pocos y fugaces. Y no hay lugar para rendirse antes de tiempo. Pero es precisamente esa toma de consciencia de que tienes una responsabilidad, el rodearte de tu tribu, de un grupo de personas que tienen una actitud similar a la tuya y, por supuesto, los resultados, lo que hace que no tires la toalla y vuelvas una y otra vez a realizar estas sesiones. 

"Al principio piensas que 30 minutos no son nada, que no puede ser tan duro", asegura Nina. 

"Y entonces comienza el primer set. El primer set es siempre el más duro. No estás del todo segura de lo difícil que va a ser hasta que no llegas al final.  Cuando alcanzas el ecuador del entrenamiento, empiezas a cuestionar la duración de los intervalos: 'eso no han sido 30 segundos...'. Es al final cuando descubres lo extremadamente duras que son estas sesiones, ¡pero también lo feliz que te encuentras de haberlo logrado!".

Todos pasamos por esas fases durante el entrenamiento. Con estas clases de Les Mills, lo que haces es que estás poniendo a prueba tus límites para ver lo lejos que puedes llegar. Esos últimos minutos de cada clase... Es ahí cuando más te esfuerzas, cuando sacas lo mejor de ti.

"Los intervalos y movimientos están diseñados en este orden para plantear a todos un gran desafío. Para que realmente tengas que esforzarte", explica Nina. 

"Y después está esa sensación de quemazón cuando terminas el entrenamiento. Antes, entendía esa sensación como la señal para dejar de entrenar. Ahora es la señal para darlo todo porque sé que solo de esta manera me sentiré bien". 

No es que tengas que competir con tus compañeros de clase. Pero, desde luego, estar rodeada de miembros de la tribu es una fuente de motivación extra para no venirte abajo. Además, tienes la sensación de que no solo te debes a ti llegar hasta el final, sino que tienes un compromiso con el resto de la clase y con tu entrenador. 

"Cuando hay más gente a tu alrededor es más difícil rendirse; quieres estar a la altura", afirma.  

"Entrenar con tus amigos también saca el espíritu competitivo. Resulta muy divertido ver que te desafían, así como ver a los demás alcanzar sus logros, no solo tú los tuyos".  

¿Qué es lo que más te gusta de las clases Les Mills GRIT? Mándanos un tuit a @ReebokWomen y cuéntanoslo.

Studio / julio 2017
Danielle Rines, Global Newsroom
Etiquetas