alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
/ febrero 2017
Reebok

Tus manos cuentan tu historia: Rita García y las huellas de su esfuerzo y dedicación

Detrás del cuerpo menudo de Rita García Herrera se esconde una de las grandes atletas CrossFit de nuestro país. Usuaria habitual de las redes sociales, sus manos son protagonistas de muchas de sus fotos y vídeos. Podemos verlas levantando pesadas kettlebells, agarrando la barra o lanzando la pelota medicinal; pero también con pequeñas heridas y ampollas. Son una muestra de la dureza de sus entrenamientos. Pero también auténticas medallas, huellas de batallas ganadas o retos por cumplir. 

“Las manos son la principal herramienta del CrossFit”, cuenta Rita García Herrera. “Participan en todos los ejercicios. Por muy preparado que estés, por mucho que hayas entrenado, un callo o una pequeña herida pueden echar a perder un entreno.” 

Aunque no parece que las heridas, pequeñas o grandes, hayan frenado a esta atleta apasionada del deporte desde que, con apenas 4 años, empezara a practicar judo y natación. “Bueno, también hacía ballet, pero no me gustaba mucho”, confiesa Rita entre risas. Desde que probó el CrossFit, hace tan solo 3 años, ha descubierto una nueva dimensión del deporte, donde el compañerismo y el espíritu de equipo son fundamentales: “Es lo que más me ha sorprendido. Cuando voy al box a entrenar, siempre encuentras personas que te apoyan y animan. Y lo más increíble, deportistas mejores que tú, no dudan en dedicarte tiempo, en ayudarte y enseñarte a mejorar tu técnica. Es algo que no he conocido en otros deportes”. 

Eso hace que con sus compañeros del box Sweet Death (Valdemoro, Madrid), sean una piña. Igual que con su equipo The Unit, con el que aspira a participar en los CrossFit Games. “Con mi equipo hay un vínculo muy especial. Siempre chocamos las manos cuando conseguimos superar algún reto o celebramos una buena sesión de entrenamiento. También nos abrazamos mucho”, cuenta Rita. El apoyo también está fuera del box, claro: “Siempre he podido contar con mi familia, y ahora mi pareja también me anima a superarme día a día. Aunque la mayor motivación la encuentras en el box en cada entreno. Incluso los días que no lo has hecho muy bien, tus compañeros te ayudan a verle el lado positivo, a aprender y superar las dificultades”.  

Y es que pasa mucho tiempo en Area CrossFit: “Hago tres sesiones de entreno diario, unas 8 horas de entrenamiento cada día y descanso dos días a la semana. Uno hago descanso activo, es decir, una horita de actividad pero con menos intensidad. Y cuando puedo, intento hacer surf o montar a caballo, pero también compartir tiempo con mi pareja y ponerme al día con los amigos”. Entre toda esa actividad, las endurecidas manos de Rita encuentran tiempo para los mimos y caricias a sus perros. “Me encantan los animales. Colaboro con protectoras, aporto dinero o ayudo en el refugio. Y tengo cuatro perros, todos adoptados”. 

Todas esas experiencias, las buenas y las malas, encuentran reflejo en sus manos: “En ellas veo todas las horas de trabajo, hablan de todas las competiciones que he hecho, transmiten el gran esfuerzo y dedicación que implica el CrossFit”. Y una cicatriz es especialmente llamativa: “Tengo una en el centro de las manos. Durante una de mis primeras competiciones en el Kings of WOD en Madrid, noté como literalmente se me abrían las manos. Seguí compitiendo, llorando y con las manos sangrando. Necesité cirugía para recuperarme. Pero no me amedrentó, no he dejado de practicar, ni tengo miedo.” De eso hablan sus manos: de valor y esfuerzo. 

--

¿Qué historia cuentan tus manos?  

Nuestra historia no se escribe con tinta, se escribe con las heridas y cicatrices de nuestras manos. ¿Qué historia cuentan las tuyas? Cuéntanosla compartiendo una foto de tus manos en Instagram con las etiquetas #BeMoreHuman @reebokes .

/ febrero 2017
Reebok