alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
CrossFit® / febrero 2017
Ryan Gwaltney, Global Newsroom

Tus manos cuentan tu historia: Logan Aldridge, siempre dispuesto a echar una mano

reebok-logan-aldridge-hands-3 "Si necesitas que te eche una mano, estoy aquí para ayudarte", dice riéndose Logan Aldridge, entrenador y atleta de CrossFit. "En mi caso, esta frase es perfecta; perfectamente irónica. Pero describe exactamente mi actitud día tras día". 

La vida de Aldridge dio un giro tras sufrir un accidente haciendo wakeboarding a raíz del cuál le amputaron el brazo izquierdo. A pesar de los retos evidentes que ha tenido que superar, Aldridge está volcado en su propio fitness y, lo que es más importante, en mejorar la vida de otros.

"Aunque solo tengo una mano, no me lo pienso dos veces cuando tengo que echarle una mano a alguien", afirma Aldridge. "La historia de esta mano y el trabajo duro que pongo en superarme, con mis errores y mis logros, se escribe con cada persona a la que ayudo, a la que se la ofrezco".

Logan ha colaborado en la nueva campaña de Reebok, cuya pieza principal es el spot "Hands", una inspiradora película que evoluciona el lema de la marca, "Be More Human". Con esta campaña, Reebok destaca cómo nuestras manos cuentan nuestra historia; nuestro esfuerzo y trabajo duro, nuestros éxitos y fracasos, nuestra dedicación y superación.

Aldridge fue a su primer WOD en la universidad, pero no se enamoró del CrossFit a primera "rep".

"Sudé muchísimo y estuve a punto de vomitar", nos cuenta riéndose. "Mi reacción fue: '¡Paso de esto! Entrenaré con mis colegas en el campus para ponerme cachas'".

Cuando se graduó y se mudó, fue cuando se dio cuenta de que echaba de menos esa camaradería de entrenar con amigos. Como ya había oído hablar de la comunidad de CrossFit, decidió darle otra oportunidad a este deporte.

Así que se dirigió al box CrossFit Exchange en Raleigh, Carolina del Norte, para hacer su segundo WOD, y desde entonces no lo ha vuelto a dejar.

reebok-logan-aldridge-hands-4 "Cuando redescubrí el CrossFit, lo que realmente encendió la llama fue la necesidad de pertenecer a una comunidad de gente practicando fitness y compitiendo", nos cuenta Aldridge. "El compañerismo entre la gente de Exchange era increíble. Después de ese WOD, enseguida supe que no dejaría de ir jamás".

A pesar de esos primeros tropiezos con este deporte, Aldridge está totalmente inmerso en el mundo del CrossFit, tanto como atleta como haciendo de coach.

"Lo que hace que el CrossFit me apasione tanto es el trabajo desde la perspectiva del entrenador", asegura Aldridge. "No creo que exista otra profesión en la que el simple hecho de ver cómo la gente descubre cuál es su potencial y las oportunidades que se les brindan pueda dar tal nivel de satisfacción".

"Es increíble ver lo motivados que acaban después de cada WOD. Y por eso no dejo de ir, porque veo cómo cada uno de ellos se va del box sintiéndose más satisfecho, más humano".

Cuando Aldridge se convirtió en atleta de élite de CrossFit (y desde hace poco con algún que otro récord bajo el brazo), para él, la mayor recompensa que ha obtenido de este viaje es la huella que ha dejado en otros.

"El seguimiento que he obtenido tanto en las redes como en la calle es impresionante", afirma.  

"Algunos atletas con discapacidades se han puesto en contacto conmigo para contarme que estaban preparados para mostrar sus cuerpos, que yo había sido capaz de demostrarles que no les debían importar sus discapacidades, que tenían que aceptar quiénes eran".

"He podido motivarlos para que se acepten como son y se sientan orgullosos de su aspecto físico. Para mí, ese es mi mayor logro hasta la fecha".

reebok-logan-aldridge-hands-2

Y tus manos, ¿qué historia cuentan?  Comparte tu historia con un tweet mencionando a @Reebokes con el hashtag #BeMoreHuman.

CrossFit® / febrero 2017
Ryan Gwaltney, Global Newsroom
Etiquetas