alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
Studio / enero 2017
Danielle Rines, Global Newsroom

Tus manos cuentan tu historia: la pasión de una instructora de Les Mills

Cuando nos miramos las manos, podemos ver nuestras heridas, cicatrices, marcas e imperfecciones. Las batallas que hemos luchado. Vemos todos nuestros esfuerzos en ellas, y nuestros logros.

Cuando Lissa Bankston, Master Trainer de Les Mills, observa sus manos, no solo ve sus logros, sino también todos los de su madre.

"Últimamente, veo cómo mis manos se parecen cada vez más a las de mi madre", nos cuenta Lissa. "Cuando las observo, me transporto a mi infancia, y veo a mi madre trabajando duro y esforzándose día a día por nosotros y por ella misma".

Las manos de Lissa son un recordatorio de la educación que ha recibido. Una educación en la que el apoyo era esencial. Su gran ética laboral proviene de esa educación que recibió de sus padres y que la ha llevado a llegar donde ahora se encuentra.

"Soy quien soy gracias a su dedicación, trabajo duro y a que siempre han creído en mí", asegura. "Por mi trabajo, necesito mucho apoyo; necesito a gente que me conozca tal y como soy, que realmente conozcan mi interior. Y necesito todo esto para poder salir ahí afuera y estar en plena forma para la gente que me rodea y que me necesita".

Bankston forma parte de la nueva campaña de Reebok de 2017 que cuenta con un impactante y emocionante spot, "Hands", una evolución de su anterior campaña Be More Human. Con esta campaña, Reebok destaca cómo nuestras manos cuentan nuestra historia; nuestro esfuerzo y trabajo duro, nuestros éxitos y fracasos, nuestra dedicación y superación.    

Por su trabajo, Lissa conoce y entrena a gente nueva cada día, y está en sus manos transmitir sus conocimientos y las lecciones de vida que desde pequeñita ha ido aprendiendo. Y el lugar donde ella es capaz de transmitir todo esto es en sus clases de fitness.

"Contamos con esta oportunidad única para ayudar y estar ahí para la gente, para todos aquellos que no tuvieron a un padre o una madre que estuviera ahí para ellos. Es mi deseo poder representar un apoyo para esas personas y que tengan una mano donde agarrarse", dice Bankston. "Necesitan apoyo, necesitan amor, y necesitan que se les dé ánimo".

Sus manos no solo le permiten apoyar a otros. Desde expresar su pasión en cada sesión de fitness hasta hacer más de 1000 repeticiones en clases como BODYPUMP™, sus manos son un instrumento clave para derribar sus propias barreras, tanto mentales como físicas. 

"Existe mucha confusión y afirmaciones erróneas en torno a los entrenamientos con pesas y las mujeres", asegura. "No hay nada que me haga sentirme más fuerte y capaz que tener el peso en mis manos y que levantarlo me plantee un desafío".

Este tipo de desafíos crean comunidad.

"Ese momento en clase en el que noto que mi mano está a punto de ceder y en el que ves que todo el mundo está sufriendo tanto como tú; es ahí cuando sacas la fuerza del interior y agarras la pesa con más energía", confiesa Lissa.

Lissa se ha embarcado en la misión de crear un gimnasio en el que el trabajo duro y el apoyo mutuo sean la base, la filosofía sobre la que se sustente este. Desea emplear sus conocimientos para poder proporcionarle a la gente que vaya allí toda la motivación y el apoyo que necesiten.

"No somos conscientes del apoyo que podemos llegar a significar simplemente por estar ahí y romper a sudar con nuestros compañeros en los entrenamientos más duros", asegura Lissa.

"Ser parte de la vida de estas personas que se esfuerzan contigo es algo que me motiva personalmente para seguir evolucionando y creciendo. Algo que deseo seguir haciendo". 

Y tus manos, ¿cómo cuentan tu historia?  Comparte tu historia con un tweet mencionando a @Reebok con el hashtag #BeMoreHuman.

Studio / enero 2017
Danielle Rines, Global Newsroom
Etiquetas