alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
Experts / septiembre 2016
Natalie Chladek, Global Newsroom

Mujeres atletas al poder

Con 330.000 habitantes, Islandia ocupa el puesto 180 en la lista de los países más poblados del mundo, y desde que compitió por primera vez en unas Olimpiadas en 1908, tan solo ha ganado 4 medallas Olímpicas.

También es el hogar de Katrin DavidsdottirAnnie Thorisdottir, quienes han ganado unos Reebok CrossFit Games... dos veces cada una, lo que representa casi la mitad de los campeonatos en los 10 años de existencia de esta competición.  

Para Davidsdottir, el secreto de su éxito se encuentra en los modelos de comportamiento de su tierra natal. Antigua gimnasta, Davidsdottir recuerda su primera clase de CrossFit y lo que sintió al leer toda esa jerga incomprensible en una pizarra. Pero junto a Thorisdottir, Davidsdottir encontró la inspiración en ser más fuerte a todos los niveles antes que en practicar ese deporte de forma perfecta.  

"En Islandia tenemos modelos femeninos realmente fuertes," dice. "Recuerdo cuando vi a Annie en los CrossFit Games y me dí cuenta de que aquello era lo que quería hacer.  Con un referente como ella, te das cuenta de que es realmente posible."

Davidsdottir y Thorisdottir, que trabajan en el mismo gimnasio, desarrollaron conjuntamente su pasión por el CrossFit. "Nos apoyamos la una a la otra, soy afortunada por tenerla como amiga," dice Davidsdottir. "Es un honor ser su amiga."  

Kathrine Switzer , la primera mujer que corrió el Maratón de Boston con una entrada numerada en 1967, encontró ese mismo sentimiento de compañerismo en el running.  

"Cuando entrenas con otras mujeres, en seguida te das cuenta que no se trata de correr o de entrenar, o de ser más rápida o la mejor," dice. "En realidad, se trata de un sentimiento de comunidad y amistad."

Switzer, que nombra como sus modelos de inspiración a Elizabeth I, Gloria Steinem y Angela Merkel, "mujeres que han intentado lo imposible y demostrado que es posible conseguirlo," opina que correr es una forma de crear una gran comunidad.

Esta convicción es lo que llevó a Switzer a fundar 261 Fearless, una organización cuyo objetivo es conectar a las mujeres de todo el mundo y hacerlas sentir más capaces a través del running. Switzer considera el running no como una búsqueda de la perfección física, sino como algo que ayuda a las mujeres a formar parte de una comunidad independientemente de sus habilidades, velocidad o experiencia.    

"En el running no existen los prejuicios," dice. "Cuando corres con alguien, te sentirás más cerca y unida a esa persona, como un compañero. Las mujeres que corren comparten los secretos de su alma." 

La colaboradora de Reebok Dance Danielle Peazar tiene el mismo sentimiento en relación con su profesión.  

"Muchas de mis amigas también son bailarinas y me he dado cuenta de que todas tenemos mucha determinación en la búsqueda del éxito, y entre nosotras nos transmitimos todo ese coraje y positividad, y es fantástico," dice.  

Peazer encuentra la complicidad y la inspiración para mejorar en su propia comunidad de baile.

"Prefiero hacer clases de baile y fitness con mis amigas, ya que entre nosotras nos motivamos más que si lo hiciésemos cada una por su cuenta," explica.  

Aparte del compañerismo que han encontrado estas atletas en sus respectivos deportes, esa amistad va más allá de la práctica deportiva y se extiende a otros aspectos de la vida.  

Para la luchadora de la UFC Claudia Gadelha, su círculo de amistades en una válvula de escape de toda esa presión que conlleva ser una luchadora profesional.   

"Es muy importante tener amigas con las que poder hablar y desconectar un poco del estrés diario, porque no es fácil," nos cuenta. "Las amigas te llenan de energía positiva."

Gadelha, cuyo plan de entrenamiento incluye tres entrenamientos diarios, cree que la clave de su éxito está en la naturaleza solidaria de la lucha.  

"Entras en el Octágono tú sola y luchas por tu vida, por la victoria, pero hay un montón de gente detrás tuyo que te apoya para que estés lista para afrontarlo," explica Gadelha, que a menudo etiqueta a sus amigas en Twitter e Instagram con #teamgadelha.

Mientras los medios sociales cada vez tienen más alcance global, el icono de la UFC Ronda Rousey cree que sus amigas la ayudan a tener los pies en el suelo, en un mundo condicionado por los modelos creados en los medios sociales.  

"Tu percepción de la realidad está controlada por la gente de tu alrededor, y ellos siempre reflejan eso hacia ti," dice la luchadora en el set de rodaje de la campaña “#PerfectNever, centrada en el empoderamiento de la mujer y la auto-aceptación. "Tengo un círculo muy pequeño de amigos, e intento mantenerme socialmente lo más saludable posible." 

Esta honestidad de Ronda es una inspiración para las mujeres que sienten la presión de adaptarse a los estándares impuestos por la sociedad. 

"Muchas mujeres viven bajo la presión de tener que hacer felices a los demás," y continúa: "creo que es bueno que haya ejemplos que se rebelen contra eso y digan, 'Sabes qué, no todo el mundo va a ser igual que tú, pero la vida sigue, tú estás estupenda y deber quererte a ti misma."

Experts / septiembre 2016
Natalie Chladek, Global Newsroom
Etiquetas