alert-erroralert-infoalert-successalert-warningbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-left-longarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
/ julio 2016
Alba Cabello, @albycabello

Alba Cabello (V): El éxito de superarse a uno mismo

Para Alba, el fracaso no existe cuando has puesto todo tu empeño en superarte a ti mismo. Al contrario, es precisamente ese afán de superación y búsqueda de nuestro potencial lo que nos ayuda a alcanzar nuestros propios éxitos personales.

¿Por qué el éxito tiene que ir asociado a una medalla? Personalmente entiendo el éxito como una forma de superarse. 

Hay deportistas que viven exclusivamente por y para el deporte: entrenando 10 horas diarias, alejándose de su familia, dejando de lado aspectos de la vida que nunca más volverán como son la juventud, la adolescencia, etc., para abrazar otros. Pero vamos a ponernos en la piel de ese atleta que se entrena a diario teniendo un único objetivo en la mente: una medalla o un pódium en el campeonato de su vida. 

Pongamos que esta persona se levanta cada día a las 5 de la mañana, ya que el primero de sus entrenos comienza a las 6h. Debe desayunar y desplazarse. Como es el caso de muchos atletas, cuando acaba su entrenamiento, se pone el traje para ir a su puesto de trabajo (ya que es difícil vivir del deporte), hace su horario rutinario y, durante su descanso para comer, se calza sus zapatillas de deporte (siempre Reebok J) para salir a correr o acercarse al gimnasio más cercano para su segundo entrenamiento físico del día. Después, vuelve a su puesto de trabajo. Al finalizar la jornada laboral, vuelve a enfundarse su “traje de faena” y acaba el día con un último entrenamiento antes de regresar a casa. 

Por fin llega el día más esperado, el “campeonato de su vida”. Después de hacer una competición excelente, no consigue subirse al famoso pódium y siente que ha fracasado

Como esta persona, habrá muchísimas que se sientan identificadas. Pero esto no le hace ni más ni menos exitoso que los que suben a un pódium. Ha sido capaz de levantarse día tras día a las 5 de la mañana para entrenar -y eso ya es de admirar-, ha desarrollado su oficio después de volver cansado del entrenamiento, ha tenido la capacidad de superación, en su hora de descanso ha vuelto a poner a prueba su potencial para volver a lo que podía ayudarle a alcanzar una medalla, y ha llegado cansado a casa. Pero es que al día siguiente volverá a levantarse a las 5 de la mañana para completar su rutina diaria... Esto no solo es de admirar, sino que supone una fuerza mental excepcional, una capacidad de superación extrema, y requiere aprender a valorar y a establecer prioridades para, posteriormente, tomar las decisiones adecuadas. 

Por eso, esta persona ni mucho menos ha fracasado. Para mí es una persona con éxito, ya que ha sabido superarse a sí misma en diferentes ocasiones. 

El mundo está lleno de gente con éxito y también de superhéroes. Gente que está a nuestro alrededor. El éxito no solo reside en ganar una medalla; tal vez, salir 30 minutos a correr cada día ya es un éxito para esa persona, o ir a recoger a sus hijos al colegio caminando, o incluso hacer 100 abdominales antes de dormir... Todo es un éxito mientras se trate de superarnos a nosotros mismos.

/ julio 2016
Alba Cabello, @albycabello