alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
/ julio 2016

¿Cuánta agua deberías beber para rendir al máximo en tus entrenamientos veraniegos?

Tanto si planeas hacer un viaje en coche con amigos, tomarte unos mojitos en una terraza, o broncearte bajo un sol abrasador, ahora que el verano ya ha empezado, lo mejor es ser conscientes de que la mayoría de las actividades las haremos al sol.

Incluyendo los entrenamientos.

Por eso es muy importante asegurarnos de que nos hidratamos bien y que nos ponemos nuestra protección solar.

Beber varios vasos de agua al día es muy saludable y, además, evita que nos vengamos abajo en los momentos más duros.

Así que, para entender mejor los beneficios que nos aporta el agua, hemos consultado a la Dra. Melina Jampolis médico y especialista en nutrición, además de autora de The Doctor on Demand Diet, y del entrenador Reebok Steve Barrett.

Entre los dos, han analizado las razones por las que es tan necesario hidratarse, los beneficios que reporta y los efectos positivos que puede tener sobre nuestros entrenamientos.

La importancia de la hidratación durante los entrenamientos

Cuando hace calor, es inevitable sudar.

Según Barrett, si no te hidratas durante el entrenamiento, la pérdida de agua del cuerpo puede alterar tu rendimiento.

"Hidratarse correctamente antes y durante el entrenamiento es determinante para un buen rendimiento", afirma Barrett. "Una caída del 2% del agua corporal puede afectar al funcionamiento del cerebro. Esto se traduce en que no importa lo motivado que estés para hacer ejercicio físico; si no estás bien hidratado, olvídate de rendir al 100% de tu capacidad".

Por otro lado, la Dra. Jampolis dice que la ingesta de una cantidad adecuada de agua potenciará tu entrenamiento. Si, por el contrario, no bebes suficiente agua, pueden aparecer algunos riesgos.

"Mantenerse hidratado durante los entrenamientos es de suma importancia", dice Jampolis, "ya que una deshidratación puede perjudicar a un buen rendimiento, causar algún tirón, aumentar el riesgo de hipertermia e insolación, y puede afectar al funcionamiento del cerebro provocando cambios en la capacidad de concentración y atención, la coordinación visomotriz, la memoria y el estado de ánimo de las personas".

Los beneficios del agua

Cuando calmamos la sed, el agua no solo es buena para nuestro organismo, sino que mejora la salud de la piel.

"El agua hace que la piel esté suave e hidratada", afirma Jampolis. "Esto hace que aparentes ser más joven y que aparezcan menos arrugas".

"Asimismo, ayuda al buen funcionamiento de los riñones, los cuales se encargan de filtrar y expulsar toxinas".

La cantidad de agua perfecta

Según Jampolis, la cantidad de agua que ingieres durante los entrenamientos depende de una serie de factores: tu tamaño corporal, el tiempo, la cantidad de ejercicio físico que realizas al día y el número de frutas y verduras que consumes.

"La necesidad de consumo de agua diario puede variar considerablemente de un individuo a otro", dice Jampolis. "Especialmente al realizar actividades al aire libre durante el verano. En general, una dieta rica en frutas y verduras tiene un aporte de aproximadamente un litro de agua al día proveniente de alimentos. Sin embargo, también deberíamos intentar beber más o menos la mitad de nuestro peso corporal en onzas líquidas (1 onza líquida = 30 ml aproximadamente)".

Barrett, por su lado, coincide con Jampolis en que la ingesta de agua es vital, pero añade que, para entrenar, es también muy importante racionar la cantidad de agua que bebes a lo largo del día.

"Cuando entiendes que beber agua es un hábito saludable muy necesario, resulta más fácil y natural irla introduciendo en tu cuerpo poco a poco a lo largo de todo el día, y eso es mucho mejor que tomártela toda de golpe antes del entrenamiento. Así que, asegúrate de que bebes a menudo".

La importancia de escuchar a tu cuerpo

Si piensas que no tomarte un vaso de agua por la mañana no tiene ninguna consecuencia, estás equivocado.

"Por un lado, el agua es capaz de actuar como catalizador ayudando al cuerpo a realizar una tarea, y por otro, tiene una función mecánica dentro de un proceso", afirma Barrett. "La falta de líquido puede hacer que te hinches y, a pesar de no ser esto una causa directa de muerte, la deshidratación constante está ligada a la aparición de piedras en el riñón e infecciones del tracto urinario".

Además de ser conscientes de en qué medida el agua es beneficiosa para la salud, es también muy importante saber cuándo nuestro cuerpo necesita ingerirla.

"Es básico mantenerse hidratado de forma adecuada. Pero aún más lo es saber escuchar a tu cuerpo", dice Jampolis. Tendemos a ignorar las señales que el cuerpo nos envía. Sin embargo, si estamos atentos, podremos evitar que nuestro cuerpo sufra un exceso de calentamiento".

/ julio 2016