alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
/ junio 2016
Saúl Craviotto, @saul_craviotto

Saúl Craviotto (V): Creer En Ti

A punto de participar en sus terceros Juegos Olímpicos, Saúl reflexiona sobre cuál ha sido el camino para llegar hasta aquí. Un camino lleno de tropiezos que le han enseñado a superarse a sí mismo.

En los anteriores post hablé de los que considero los tres pilares esenciales para conseguir llegar a lo más alto. Es muy complicado resumir en un folio un pilar tan complejo como es, por ejemplo, el físico. Haría falta un libro entero para tratar todas las vertientes que hay en este aspecto del fitness (alimentación, descanso, entrenamientos, etc…). Me encantaría poder plasmarlo todo, pero creo que voy a aprovechar el momento deportivo en el que me encuentro para que veáis la importancia de lo físico, lo social y, sobre todo, lo mental

Actualmente estoy preparando los que van a ser mis terceros Juegos Olímpicos, algo que ha superado con creces mis expectativas respecto a cuando empecé en esto. Cuando era tan solo un crío uno de mis sueños era asistir a unos JJOO. Nunca imaginé que algún día me subiría a un pódium olímpico. 

Cuando fui a mis primeros JJOO, en Pekín 2008, recuerdo que lo afronté con una ilusión inmensa. Tenía 23 años, y solo quería disfrutar la experiencia. Quería vivir cada segundo como si fuese la última vez que tendría la ocasión de experimentar algo parecido. Fue fantástico estar en la inauguración de los Juegos, vivir en la Villa Olímpica compartiendo experiencias con grandes deportistas de todo el mundo y todos los deportes, vivir los días previos a la competición, y cómo no, el día de la final fue indescriptible entrar por la meta y ver en el marcador “ESP” en el puesto nº1. No me lo podía creer, había quedado Campeón Olímpico en mis primeros Juegos y con solo 23 años. Fue quizás el momento más feliz de mi vida hasta ese momento. 

Pues desde ese instante hasta hoy, han pasado ya 8 años, otros Juegos Olímpicos (Londres 2012) y la satisfacción de conseguir otra medalla olímpica, de plata en aquella ocasión. Y ahora me dispongo a afrontar mis terceros JJOO. 

La probabilidad de ir a unos JJOO es baja. De los cientos de miles de personas federadas en España en todos los deportes, fueron solamente 278 deportistas a Londres 2012. La probabilidad de ir a dos JJOO es infinitamente más baja, pero ir a tres JJOO es prácticamente nula. De ahí que diga que supera con creces mis expectativas. Ahora mismo estoy en un momento deportivo completamente desconocido que nunca imaginé que llegaría. 

Llegar a lo más alto es muy difícil, pero aún más difícil es mantenerse arriba. Y el tiempo me ha enseñado que para estar arriba en los momentos clave, es necesario creer en ti, tener ilusión en lo que haces y lo más importante, hay que tropezar y caer durante el camino. Y cuanto más fuerte sea el golpe, más alto llegarás. Eso te hace sacar tu mejor versión, te hace espabilar, no relajarte, y buscar una constante mejora. En el momento de la caída lo ves todo gris, no encuentras la salida y todo son dudas. Pero si consigues romper esa barrera mental, eres capaz de todo lo que te propongas. Absolutamente de todo.

/ junio 2016
Saúl Craviotto, @saul_craviotto