alert-erroralert-infoalert-successalert-warningbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-left-longarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
/ mayo 2016
Saúl Craviotto, @saul_craviotto

Saúl Craviotto (III): Disfrutar Del Camino Hacia Tu Meta

Son deportistas de élite. Atletas que no conocen la zona de confort. Y sobre todo, personas que cada día luchan por alcanzar su mejor versión. El piragüista olímpico Saúl Craviotto y la nadadora olímpica de sincronizada Alba Cabello comparten sus vivencias tanto profesionales como personales para ayudarnos a descubrir qué significa #BeMoreHuman.

DISFRUTAR DEL CAMINO HACIA TU META 

Esta semana me gustaría hablar del aspecto social para un deportista. En mi anterior post, traté de explicar la necesidad de tener una mente fuerte y preparada a la hora de afrontar un reto o una competición importante, pero, ¿cómo se consigue una mente sana y fuerte? A continuación os voy a explicar mi secreto. 

Uno de los pilares que más cuido es el social, básicamente porque en él es donde está  lo que más quiero en la vida: mi familia, mis amigos y la gente que me rodea y apoya a diario. 

Con el paso del tiempo he aprendido muchos métodos y formas de afrontar las competiciones. Y, después de muchos años, he llegado a la conclusión que no te puedes obsesionar con entrenar, y sobre todo, que no puedes llegar a casa y pensar a todas horas en ese Gran Reto. Ha habido etapas en las que he descuidado el ocio, me he obsesionado con llevarlo todo al milímetro, durmiendo siempre a la misma hora, evitando caprichos a la hora de comer, privándome de salir a tomar unas cañas porque al día siguiente me tocaba entrenar… Y sí, eso está muy bien, pero no siempre. No de forma obsesiva. He descubierto que para tener una mente sana y llegar preparado a una gran cita, lo mejor es haber sido feliz durante el camino hasta esa competición. 

El año pasado, sin ir más lejos, fue una de las peores temporadas de mi carrera deportiva. Estuve varios meses preparando el Campeonato del Mundo donde me tenía que clasificar para los JJOO de Rio ’16, y me llegué a obsesionar con hacerlo todo perfecto. En mi tiempo libre, solo quería descansar. Era muy estricto con la dieta, controlando casi a diario el peso, y estaba metido como en una especie de burbuja para que todo saliese perfecto, y al final, me acabó pasando factura. Llegué con un nivel de presión que pudo conmigo y no conseguí pasar ni a la final. 

Está claro que cuanto más alta es tu aspiración, más cosas debes sacrificar por el camino. Yo llevo desde los 15 años concentrado con la Selección Española de piragüismo y ahora tengo 31, más de media vida lejos de la familia. Recuerdo lo mal que lo pasé cuando tuve que ir a vivir a Madrid y dejar atrás mi ciudad, a mis padres, hermanas y amigos, aunque siempre aprendes a crear una nueva familia allá donde vas. 

En mi opinión y bajo mi experiencia personal, creo que dentro de la responsabilidad y madurez de cada uno, hay que intentar organizarse para sacar tiempo para disfrutar de los placeres de la vida y no obsesionarse con algo. Los excesos nunca son buenos.

/ mayo 2016
Saúl Craviotto, @saul_craviotto