alert-erroralert-infoalert-successalert-warningbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-left-longarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
/ abril 2016
Saúl Craviotto, @saul_craviotto

#BeMoreHuman Stories. Saúl Craviotto (I): El camino hacia el éxito

Son deportistas de élite. Atletas que no conocen la zona de confort. Y sobre todo, personas que cada día luchan por alcanzar su mejor versión. En las próximas semanas, el piragüista olímpico Saúl Craviotto y la nadadora olímpica de sincronizada Alba Cabello comparten sus vivencias tanto profesionales como personales para ayudarnos a descubrir qué significa #BeMoreHuman.

¿Qué es lo que hace que unos alcancen el éxito en el deporte y otros se queden en el camino? Tal vez os suene a tópico, pero voy a empezar este blog diciendo que no existe un secreto, una fórmula o un camino único hacia el éxito. Más tópicos: cada persona es un mundo. ¡Pero es que es verdad! Cada persona es única y distinta, con sus defectos y virtudes, y también con sus rarezas. Eso es quizá lo que nos hace una especie tan fascinante e imprevisible. Cada uno crece en un entorno distinto, con unas circunstancias económicas distintas, y si a eso le añades una genética caprichosa que es diferente con cada ser humano, imagínate la de combinaciones que salen.

En mi especialidad, el piragüismo, hay muchos campeones olímpicos como es mi caso, que posiblemente no utilicen los mismos métodos de entrenamiento, que por su nacionalidad no hayan llevado unos hábitos alimenticios similares a los míos o que, por su cultura, tengan una forma de vivir y de interrelacionarse con las personas distintas a las mías. Pero el objetivo final y el resultado han sido los mismos; de ahí que haya empezado este post diciendo que no existe una fórmula o un camino único hacia el éxito. Qué fácil y aburrido sería entonces, ¿no?

A lo largo de las próximas semanas, voy a compartir tanto mi experiencia personal como mi punto de vista para hablaros de aquello que considero esencial para lograr llegar a lo más alto. Si de algo estoy convencido es que existe un denominador común en cualquier persona que ha logrado un éxito en su carrera, a pesar de llevar caminos distintos. Para mí, hay tres pilares básicos para lograr tus metas en el deporte y que actúan como vasos comunicantes en nuestra vida personal: el mental, el físico y el social. Sin esos tres pilares bien cimentados, la estructura del edificio se acaba tambaleando y es muy difícil conseguir el objetivo final, sea cual sea.

En este blog quiero tratar con ejemplos y vivencias personales la importancia para un deportista de élite (qué bien suena eso de “élite”, ¿eh?, pero no os engañéis, somos personas normales y corrientes como cualquier otra) de cuidar su mente, su cuerpo y sus relaciones sociales. Y si con ello soy capaz de inspirar a alguien para salir a conquistar su sueño, creo que habré conseguido lo que busco.

Está bien soñar a lo grande, pero todos tenemos que mirarnos al espejo primero y saber quiénes somos, de dónde partimos, y adónde aspiramos llegar con cierto grado de locura y ambición, pero también con los pies en el suelo y, sobre todo, con mucha determinación.

Tu nivel de implicación es lo que te ayudará a no abandonar en los malos momentos. Aunque debes tener claro que cualquier oportunidad de crecimiento y mejora se va a encontrar muy probablemente fuera de tu zona de confort.

Esta es mi historia. Espero con este blog aportar mi granito de arena para ayudaros a descubrir ese potencial ilimitado que hay dentro de cada uno de nosotros. 

Gracias por acompañarme en este viaje. 

Saúl

/ abril 2016
Saúl Craviotto, @saul_craviotto