alert-erroralert-infoalert-successalert-warningarrow-left-longbroken-imagecheckmarkcontact-emailcontact-phonecustomizationforbiddenlockedpersonalisation-flagpersonalizationrating-activerating-inactivesize-guidetooltipusp-checkmarkusp-deliveryusp-free-returnsarrow-backarrow-downarrow-leftarrow-right-longarrow-rightarrow-upbag-activebag-inactivecalendar-activecalendar-inactivechatcheckbox-checkmarkcheckmark-fullclipboardclosecross-smalldownloaddropdowneditexpandhamburgerhide-activehide-inactivelocate-targetlockminusnotification-activenotification-inactivepause-shadowpausepin-smallpinplay-shadowplayplusprofilereloadsearchsharewishlist-activewishlist-inactivezoom-outzoomfacebookgoogleinstagram-filledinstagrammessenger-blackmessenger-colorpinterestruntastictwittervkwhatsappyahooyoutube
Tech / enero 2016
Mattie Schuler, Contributor

Mantente en forma y activo en el trabajo

El cuello rígido, la espalda dolorida, esa sensación general de agarrotamiento..., y es que pasar tantas horas sentado en la oficina no nos hace ningún bien.

Según una investigación de la Clínica Mayo,pasar largos periodos de tiempo sentado (en la oficina, viendo la tele, conduciendo, etc.) está relacionado con diferentes efectos negativos para el cuerpo como: riesgo de obesidad, presión arterial alta, azúcar elevado, un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular y una esperanza de vida más corta.

Practiques el deporte que practiques, mantenerte activo ni que sea haciendo breves pausas durante el día puede ayudarte a evitar estos efectos negativos. Puedes mantenerte activo en la oficina llevándolo con discreción tú solo, o haciendo un break con tus compañeros para que sea más divertido. Aquí te presentamos cinco maneras de poner tu cuerpo a trabajar:

Ponte de pie

Usando una fitball para sentarte fortalecerás el core más que sentado en una silla normal, pero si quieres tonificar tu cuerpo de verdad, permanece más tiempo de pie, por ejemplo, usando un escritorio de pie. Según un estudio del British Journal of Sports Medicine,la gente que trabaja sentada en un escritorio debería estar de pie al menos dos horas, y lentamente incrementar ese tiempo hasta alcanzar las cuatro horas en un periodo gradual de tiempo.

Hay muchas opciones, como escritorios que puedes cambiar de posición entre estar sentado y de pie (también puedes hacerlo tú mismo usando algunas cajas o libros). Para incrementar aun más el factor fitness, prueba con una tabla de equilibrio para la oficina, que además de mantenerte de pie, también te ayudará a trabajar el core y el equilibrio.

Siéntate correctamente

Levantarte y moverte por la oficina siempre ayuda, pero hay veces que tenemos que permanecer sentados. Mantén tu silla a la altura adecuada, donde tus pies queden planos sobre el suelo, tus rodillas y caderas en un ángulo de 90 grados, y tu columna inferior plana contra el respaldo de la silla.

Sal a comer fuera

Sal a comer fuera, o aprovecha la pausa del mediodía para ir al gimnasio. Luego siempre puedes picar algo enfrente del ordenador para aprovechar más el tiempo de entrenamiento. Sal a dar un paseo o a hacer una clase de yoga en algún gimnasio. También podrás deshacerte del café, ya que moverte te va a recargar las pilas para el resto del día, además de llenarte de aire fresco.

Camina

Camina todo lo que puedas en la oficina. Ve hasta el baño más lejano, utiliza las escaleras en lugar del ascensor, o camina hasta la mesa de tu compañero en lugar de mandarle un email. Intenta tener las reuniones fuera de la oficina siempre que puedas.Hay estudios que demuestran que la creatividad aumenta en un 60% cuando la persona camina, en comparación con permanecer sentado. ¿Necesitas más razones? ¡Hola, promoción!

Haz estiramientos

Del mismo modo que necesitas hacer algunos paréntesis para ponerte de pie y caminar, intenta también hacer estiramientos. Puede ser tan sencillo como unos cuantos giros de hombros y cuello, estiramientos cruzados de hombros, o aberturas de pecho y hombros colocando las manos detrás de la espalda. Para estiramientos más largos, siéntate cruzando una pierna sobre la otra, e inclínate hacia adelante para estirar cadera, glúteo y espalda inferior (algo similar a esta postura de yoga), o extiende tus piernas delante de tu silla e inclínate hacia delante para estirar los isquiotibiales. Si no te acuerdas de estirar de vez en cuando, ponte una alarma o usa una app como Stand Up!, una alarma en el lugar de trabajo que te recuerda hacer una pausa para moverte un poco.

Haz un break para ejercitarte

Si en tu oficina se respira un ambiente relajado, podéis instaurar un "Fitness Friday" en los que podéis hacer concursos de flexiones o sentadillas. Si en cambio prefieres algo un poco más discreto, cruza las piernas y los pies sentado sobre tu silla. Con las manos en los reposabrazos, endereza el core e intenta elevar tu cuerpo de la silla; aguanta todo lo que puedas, y repítelo cinco veces para hacer trabajar los músculos de tu core. Para las piernas, siéntate recto sobre tu silla y levanta una pierna por delante tuyo, apretando los cuádriceps. Aguanta unos segundos, entonces levanta la pierna más alto y aguanta otra vez. Repítelo con cada pierna hasta que sientas tus extremidades de gelatina.

Tech / enero 2016
Mattie Schuler, Contributor
Etiquetas